domingo, 31 de julho de 2011

Un estudio sobre internet en las aulas

Un estudio sobre internet en las aulas. ¿Qué nos dicen los profesores de secundaria sobre el uso de estos recursos en sus prácticas?
Artigo de Elena Ramirez, Isabel Cañedo, María Clemente, Jesús Jiménez e Jorge Martín, da Universidad de Salamanca, publicado na Revista Iberoamericana de Educación - OEI

Introducción
La introducción de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en los centros escolares ha generado bastantes expectativas en torno a la transformación que pueda operarse en la enseñanza del currículo. Este trabajo estudia cómo los profesores de enseñanza secundaria están incorporando a sus prácticas algunas de estas tecnologías, en concreto los recursos asociados a Internet. 
Nos interesa examinar cuáles son los recursos que se introducen, cómo se implementan y, sobre todo, cuáles son las razones que explican su incorporación en las clases, valorando simultáneamente si ello se asocia a cambios en el desarrollo del currículo.
La explicación de la introducción del uso de recursos TIC en las aulas descansará sobre la tesis de que este proceso de incorporación se entiende como una innovación educativa. Y el grado en que se asumirá esa innovación dependerá de dos grupos de factores: los que denominaremos estructurales y organizativos y los relacionados con el profesor, con su conocimiento profesional, actitudes y creencias.
Nos proponemos ir más allá de aquellos estudios en los que, simplemente, se enumeran los
factores que intervienen en estos procesos. Desearíamos avanzar para aproximarnos a una explicación en la que se vea la relación entre distintos elementos. Ello nos permitiría sugerir ciertas orientaciones tanto a los docentes como a la administración, así como sugerir nuevas líneas de investigación.

Las TIC como innovación
Existe un acuerdo relativo a que la integración de las TIC en la enseñanza, se entiende como un proceso de innovación. Dicho proceso ha sido descrito a través de dos etapas de características diferenciadas: una primera en la que los centros establecen como eje la infraestructura que se necesita para llevar a cabo la innovación, sin cambiar los rasgos organizativos básicos y sin alterar la forma en que alumnos y profesores ejecutan las tareas en la organización curricular. Y una segunda etapa en la que cambian los objetivos, estructuras y roles de la organización, lo cual conduciría a usar nuevos enfoques en la
enseñanza (nuevas estrategias o actividades), y a modificar las creencias y teorías pedagógicas en los profesores. Esta segunda etapa, habitualmente no se verifica en todo el sistema, puede afectar a elementos aislados, y no repercute en toda la organización: la innovación se diluye o se ajusta a lo que ya hay, sin afectar a ningún proceso educativo esencial (Fullan, 1991). Las razones para explicar las dificultades en esta segunda etapa son diversas. Por ejemplo, Fullan (1991) plantea la dificultad de impulsar las innovaciones de
“arriba-abajo”, desde la administración educativa. De esta manera explica que los profesores se resisten a los cambios que se les imponen cuando no se les dan las suficientes oportunidades a largo plazo para dotar a las tecnologías de sentido en su trabajo.
 
En otro sentido, Cuban (1993, 2001) respecto a la introducción de las TIC en las prácticas docentes, aporta razones que tienen que ver con las creencias culturales sobre lo que es la enseñanza, cómo se lleva a cabo, cuál es el conocimiento propio de la institución escolar, y la relación alumno-profesor (no alumnomáquina). Subraya que la organización graduada en los centros ha influido profundamente en lo que los profesores hacen en las clases, incluyendo la adopción sólo de aquellas innovaciones que se ajustan a los perfiles de esta organización graduada. Dicha organización por grados establece una clasificación de
materias, profesores, objetivos curriculares muy estratificadas por edades, niveles de especialización, incluso espacios de centros, que se ve desajustada con la introducción de ciertas tecnologías que rompen esas delimitaciones muy arraigadas.
 
A lo largo del proceso temporal de la innovación, los estudios de revisión sobre el tema (Mumtaz, 2000), han puesto de relieve una gran cantidad de factores y condiciones que influyen en la implantación real de este tipo de recursos. El primer grupo de factores es el que relaciona la implantación de las TIC con cuestiones estructurales. Dentro de este grupo destacarían las políticas educativas, la disponibilidad de apoyos externos, el grado de compromiso de los centros en relación con la innovación o la accesibilidad de recursos en estos soportes. Un segundo grupo de factores es el que relaciona la innovación de las TIC con aspectos referidos al profesor. Estos factores centran la atención en cuestiones como la edad, la experiencia profesional, la formación en TIC, las actitudes hacia la enseñanza con estos soportes y las habilidades y conocimiento con respecto a ellos. En el trabajo que aquí presentamos, nos interesa estudiar ambos tipos de factores para explicar el grado de introducción de las TIC en centros de enseñanza secundaria, por ello iremos describiendo cada uno de ellos con más detalle.

Para ler o artigo completo: http://www.rieoei.org/deloslectores/3971Ramirez.pdf

Nenhum comentário:

Postar um comentário