quarta-feira, 31 de agosto de 2011

Educomunicación: concepto y clasificaciones

Compartilhamos abaixo, a partir da dica de nossa amiga educomunicadora Antônia Alves, texto do blog Comunicación Comunitaria e Participativa para el Desarrollo, sobre Educomunicação. Esperamos que a reflexão seja interessante para cada um de vocês!


Por Didiscaro 29/08/2011
Célestin Freinet fue el educador que en 1926, por problemas de salud, económicos y sociales, buscó una forma autogestionada de enseñar a sus alumnos. Al querer incentivar la participación de los educandos, Freinet adquirió una imprenta para que, mediante sus propios esfuerzos, pudieran plasmar sus conocimientos y compartirlos con sus demás compañeros y el pueblo donde vivían. La actividad no correspondía a cumplir un deber para obtener una nota; por el contrario, era una forma entretenida de exponer sus ideas. “La colección del periódico escolar se fue haciendo memoria colectiva del grupo, registro de su proceso de descubrimiento y de sus avances en la producción de conocimiento. De adquisición individual, el saber pasó a transformarse en construcción colectiva, en PRODUCTO SOCIAL” [Freinet, citado por Mario Kaplún, Una pedagogía de la comunicación,  Madrid, Ed. De la torre, 1998, p. 205].
A partir de esta iniciativa, de los estudios acerca de la Educación y  de los avances de la Comunicación Comunitaria y para el Desarrollo, Mario Kaplún plantea la Educomunicación, como una forma de utilizar recursos comunicativos para que, “los destinatarios tomen conciencia de su realidad , para suscitar una reflexión, para generar una discusión” [Una pedagogía de la comunicación,  Madrid, Ed. De la torre, 1998, p. 17].
Paulo Freire es el punto de partida de un nuevo enfoque de la Educación; a partir de sus estudios del modelo de enseñanza tradicional europeo, llega a la conclusión de que es bancario, que se enfoca únicamente en los contenidos porque el maestro simplemente deposita conocimientos en sus alumnos; es decir, utiliza un sistema vertical paternalista, al cual lo denomina como Educación con enfoque en el contenido o Pedagogía del Oprimido:
  • Los programas de estudio son amplios y basados en los conceptos que la fuente emisora (el profesor) considera importantes.
  • Se da muy poca importancia al diálogo y a la participación.
  • Se valora mucho el dato y muy poco el concepto.
  • Se premia la buena retención de los contenidos (esto es, su memorización) y se castiga la reproducción poco fiel. La elaboración personal del educando es asimismo reprimida como error.
  • Hay una sola verdad: la del profesor. La experiencia de vida de los educandos es desvalorizada.
En cuanto a aprendizaje, solo se da la memorización y repetición de lo aprendido; la participación e invención están ausentes, por lo cual no se consigue una asimilación ni incorporación de los conocimientos. Como resultado, el alumno es un ser pasivo que solamente acata órdenes, no razona sobre lo aprendido y no tiene un criterio. Por otra parte, se marca una gran separación entre quienes imparten conocimiento y quienes lo reciben, existe dominio de las minorías y en las mayorías se acrecienta el sentimiento de subordinación. Este esquema de educación estaba basado en el modelo de tradicional de comunicación.
Sin embargo, para quienes estaban interesados en coordinar a las masas, no era suficiente memorizar los conocimientos sino también aplicarlos constantemente. Si antes se habló de un modelo bancario, a este nuevo se lo podría definir como manipulador, es decir, unaEducación enfocada en los efectos, porque se empleó todo tipo de recursos para “inducir y persuadir a la población a adoptar determinadas formas de pensar, sentir y actuar, que le permitan aumentar su producción y su productividad y elevar sus niveles y hábitos de vida” [Jorge Ramsya, citado por Mario Kaplún, Una pedagogía de la comunicación,  Madrid, Ed. De la torre, 1998, p. 32]. Este mecanismo se lo conoció como Ingeniería del Comportamiento y se originó a partir de teorías de la Psicología Conductista o Behaviorista, en la cual se plantea que un estímulo genera determinado comportamiento que debe ser incentivado mediante una recompensa. En el caso de la Comunicación, el modelo aplicado era el de Harold Laswell (quién dice, qué, a quién, por qué canal y con qué efecto), es decir, “se otorgó a los medios de comunicación, plena potestad para dirigir las conductas de los seres humanos e incluso manipularlas” [Martha Dubravcic, Comunicación popular: del paradigma de la dominación al de las mediaciones sociales y culturales, Quito, Ed. UASB/ Abya-yala/ Corporación Editora Nacional, 2007, p. 15].
Como consecuencia de esto, los beneficiarios se acostumbran a ser guiados, se motiva el individualismo y la competitividad; al imponer formas de vida se atenta contra el valor cultural; no se favorece al razonamiento, la libre participación, la interrelación, ni la toma de decisiones; y produce que los grupos dominantes amolden la conducta de la población acorde a sus intereses. El problema de este tipo de educación es que se basa en una comunicación irreflexiva, que no se da en la libre elección y que, como en el caso de la anterior, quien la emite es quien tiene el control. Al modelo tradicional se le agrega el factor de retorno o retroalimentación (feedback), lo cual podría considerarse como participación del receptor; sin embargo, al momento de la elaboración del mensaje no se lo toma en cuenta porque ya existe una determinación; es simplemente “un mecanismo para comprobar la obtención de la respuesta buscada y querida por el comunicador” [Mario Kaplún, Una pedagogía de la comunicación,  Madrid, Ed. De la torre, 1998, p. 42].
A estos dos modelos, Mario Kaplún los denominó exógenos porque están planteados desde fuera del destinatario, como externos a él: el educando es visto como objeto.  En cambio, el tercer modelo de educación llamado liberador o transformador por Paulo Freire, tieneenfoque en los procesos.El ser humano es el eje central porque es quien propone, reflexiona y actúa; es por ello que este modelo se lo conoce como endógeno, “se pone énfasis en la transformación de la persona y las comunidades, en la interacción dialéctica entre las personas y su realidad, en el desarrollo de sus capacidades intelectuales y de su conciencia social” [Mario Kaplún, Una pedagogía de la comunicación,  Madrid, Ed. De la torre, 1998, p. 19]. Los educandos son educadores también, existe un proceso mutuo de reflexión y análisis. Esta dinámica, en el transcurso de la cual los hombres se van educando entre sí, es precisamente «el proceso» educativo”.
A diferencia de los otros modelos, éste asume el error como parte del proceso de búsqueda; no evade el conflicto, lo ve como una oportunidad de crecimiento; sus objetivos no se centran en el aprender ni en el hacer, sino en el pensar, para posteriormente transformar una realidad. Su fundamentación es efectiva para el aprendizaje, puesto que con participación, investigación, cuestionamientos e involucrándose en la problemática se puede llegar al conocimiento. “Se aprende de verdad lo que se vive, lo que se recrea, lo que se reinventa y no lo que simplemente se lee y se escucha. Sólo hay un verdadero aprendizaje [...] cuando hay autogestión de los educandos” [Mario Kaplún, Una pedagogía de la comunicación,  Madrid, Ed. De la torre, 1998, p. 51].
Sin embargo, en este caso no se debe subvalorar el papel del educador, que es un apoyo y guía en el proceso de aprendizaje. Es quien provee información que debe ser analizada  y discutida con los estudiantes; pero no cualquier tipo, sino datos que sean de interés.Si esa inquietud no nace en el grupo y el educador juzga que esa información es imprescindible para que los educandos puedan avanzar en su proceso, su primera tarea será despertar esa inquietud y plantearles el problema. También el educador cumple un papel de mediador entre sus propios conocimientos y los que van generando los estudiantes, mediante esto se aclaran dudas y se amplía el conocimiento de ambas partes.
Es importante que los procesos comunicativos que buscan la participación activa de la población tengan una ejecución pedagógica, que no sirva únicamente para impartir conocimiento, sino sea un acto de aprendizaje, reflexión y actuar mutuo.

Nenhum comentário:

Postar um comentário