terça-feira, 1 de outubro de 2013

¿Qué implica crear contenidos infantiles?



Por Cielo Salviolo - Directora del Canal Pakapaka
En primer lugar, pensar, crear, diseñar y producir contenidos audiovisuales para la infancia supone una responsabilidad, cuanto menos, ética.  No se trata de producir en serie productos ya probados y repetirlos hasta el cansancio. No se trata de poner un conductor con onda y hacerlo cantar y bailar, no se trata tampoco de poner chicos y chicas en pantalla.
Pensar contenidos para la infancia implica hacerse una serie de preguntas: ¿qué queremos contar? ¿a quién se lo queremos contar? ¿para qué lo queremos contar?
Todos los que hacemos contenidos audiovisuales infantiles queremos captar la atención de los chicos, pero para muchos es importante hacerlo significativamente, captar la atención para ser un aporte a la vida de los chicos y chicas.
En esa tarea, hay algunas cuestiones que son claves para pensar nuestro trabajo diario:
- Conocer y reconocer a la infancia:
Conocer y reconocer a los chicos es pensarlos como seres sociales determinados históricamente, pensarlos mientras se relacionan con su entorno e influyen en él, en el seno de la familia, la comunidad, la sociedad. Conocerlos en sus casas, sus escuelas, sus calles, sus barrios,  sus grupos sociales. Pensarlos como productores de  cultura que tienen que ser reconocidos como tales por los medios de comunicación. Los niños son portadores de saberes, de concepciones, de modos de ver el mundo, tienen inquietudes, deseos, preguntas y cuestionamientos a la sociedad en la que viven. Esto supone entender a los niños como protagonistas, como sujetos que pueden construir y re-significar aquello que reciben a partir de su propio contexto.
- Tener un contrato con nuestra audiencia:
Diseñar contenidos audiovisuales demanda necesariamente tener una mirada sobre la infancia que sustente ese trabajo que vamos a hacer.  Ello implica concebir, también desde los medios, a los chicos y chicas como portadores de historias que enriquecen la vida en común, con recuerdos, vivencias, experiencias, con un pasado, un presente y un futuro por construir. Y Pensar a los chicos y chicas como actores sociales en la medida en que son miembros de grupos como la familia, la comunidad, el barrio, sus grupos de pares, etc.; y a la infancia como una forma específica de experiencia en la vida; con una fuerza, una intensidad y una manera particular de estar en el mundo, no como una fase de transición hacia la vida adulta.
- Pensar desde la perspectiva de los chicos y chicas:
El protagonismo de los chicos, implica incorporar sus voces, sus perspectivas, sus maneras de ser, de expresarse y de vincularse con el mundo.  Sus preocupaciones, sus intereses, sus emociones, las preguntas que se hacen, los modos que tienen para procesar la realidad, sus voces y sus actividades son herramientas centrales en la definición de una televisión de calidad que los interpele. No porque los chicos estén en pantalla significa que sean protagonistas o que aquello que hacemos lo hagamos desde la perspectiva de los chicos. Hacerlos protagonistas e incorporar sus perspectivas tiene que ver con que sus maneras de ver el mundo, las preguntas que se hacen, sus inquietudes y sus intereses formen parte de la definición de contenidos de una señal infantil o de un programa.
- Representar la diversidad:
Incorporar en nuestros contenidos las distintas maneras de ser niño o ser niña en nuestros países: incorporar sus maneras de ver el mundo, sus entornos sociales, geográficos, pero también económicos y culturales. Sus distintas experiencias.
- Asumir a la infancia como un desafío:
Los chicos atraviesan experiencias de mucho contraste y de una densidad importante. Es importante pensar y crear contenidos que posibiliten también espacio para las preocupaciones, los conflictos y las angustias que los chicos tienen en las distintas etapas que atraviesan en la infancia.
- Ser un estímulo, una motivación:
Pensar en contenidos que, antes que bajar línea inviten a los chicos a hacerse preguntas, despierten la curiosidad y promuevan búsquedas, que ofrezcan herramientas para que esas preguntas que se hacen, después puedan encontrar algunas respuestas.
Por último,  crear contenidos infantiles cia implica reconocer que todos los chicos y chicas tienen derecho a acceder a  contenidos de calidad que los entretengan, los estimulen, los diviertan, los ayuden a aprender, abran ventanas a la cultura de nuestro país y del mundo, y que, para garantizar ese derecho, los contenidos tienen que tener pantallas que los pongan a disposición de todos y todas.

Nenhum comentário:

Postar um comentário